Diabetes y trastornos alimenticios

diabetes-and-eating-disordersEl cuidado del peso, especialmente por medio de la alimentación y el ejercicio (entre otros cuidados para la salud,) ha sido uno de los principales factores para prevenir o concientizar sobre el nivel de riesgo de tener diabetes. No es de extrañarse que exista una relación más o menos estrecha entre la diabetes y los trastornos alimenticios.

Estos trastornos, llamados formalmente trastornos de la conducta alimentaria, están fuertemente ligados a la autoimagen corporal, especialmente al peso. Entre las causas de estos trastornos existen factores psicológicos, cuando las personas tratan de controlar sus cuerpos por una sensación de falta de control de otros factores en su vida, especialmente si sienten que no tienen éxito; sociales, cuando las personas se sienten inatractivas siguiendo los ideales de belleza de los medios, muchas veces relacionados con ser delgado; familiares, muy relacionado al factor psicológico, cuando una familia es disfuncional o sobre-protectora, las personas suelen tomar control de su vida por medio de la alimentación y el control del peso en un medio caótico. Sin embargo, también se ha propuesto el factor biológico, donde puede existir una predisposición química en el cerebro a trastornos obsesivos y compulsivos, haciendo a las personas más propensas a estas conductas.

Aunque muchas personas piensan inmediatamente en la anorexia y la bulimia como trastornos alimenticios por excelencia, existen muchos otros, los cuales pueden relacionarse en gran medida a los problemas de diabetes. El trastorno por atracón es la ingesta compulsiva y excesiva de alimentos, seguida de una abstinencia que provoca ansiedad y el deseo de comer nuevamente, lo que da lugar a un ciclo para mejorar el ánimo. Otro trastorno es la megarexia, en la que las personas con obesidad y/o sobrepeso no perciben esta obesidad, o la consideran como algo positivo, y por ello consumen una gran cantidad de comida, muchas veces no nutritiva. La hiperfagia consiste en el consumo extra de alimentos después de haberse alimentado adecuadamente. Finalmente, la diabulimia, donde el diabético reduce o altera sus dosis de insulina para adelgazar o para poder comer más de los que debería, y es más común en los adolescentes.

Add a Comment